Presentación exprés : Hana Tajima

Con este post se estrena en Gokan una pequeña sección que irá presentando a artistas o personalidades cuyas obras o trabajos estén relacionados con Asia.

Me gustaría empezar con una diseñadora y artista visual cuyo trabajo se ha presentado en varias revistas de renombre internacional, aunque para muchos siga siendo una completa desconocida.

Nacida y crecida en Reino Unido, esta chica ha sabido capturar la expresión de la simplicidad japonesa del arte y mezclarla con las corrientes occidentales más vanguardistas. A parte de su relación con el mundo de la moda, personalmente destacaría sus trabajos en fotografía y edición de vídeo, gracias a su toque a veces de carácter surrealista. Podríamos calificarla entonces de artista polifacética sin duda alguna.

No obstante, a parte de todas sus obras es conocida por el público más joven y popular por su carácter de “idol” dentro del mundo musulmán, religión profesada por ella, siendo fuente de inspiración estética para gente joven mayoritariamente asiática.

image

image image image

Fuente: Hanatajima.com

Latte art en Japón

image

De todos es bien conocido el trabajo de muchos baristas, a un simple café con leche le añaden una rosetta, un corazón y las mil y una formas.

No obstante, me gustaría centrarme en el trabajo que se hace en Japón. Ya sabemos que es un país que lo lleva todo al extremo y lo transforma a sus necesidades siempre con originalidad.

Pues aquí tenéis un ejemplo claro. ¿Os apetecería probar un café con leche con la cara de moomin?  🙂

Fotos via Belcorno

 

Genji en Ukiyo-e

Shusui Taki (así se llama el artista) ha finalizado por fin su “obra maestra”, la cual le ha llevado más de 12 años terminar.

Este hombre de 75 años es un renombrado artista que pese a las dificultades ha podido terminar su más preciada serie de dibujos (12 paneles del Genji Monogatari)

Inspirado en el clásico de la literatura del siglo XI , Taki intentaba recrear el mundo de elegancia y estética que impregnaba la Corte Heian como describió Murasaki Shikibu.

Cautivado por el Ukiyo-e, Taki pronto adquirió bloques de madera y un conjunto de cinceles . Aprendió el arte de grabados en madera de forma autodidacta.

 

Fuente: Asahi shinbun

Fotos via Shusui taki y Asahi Shinbun

Ceremonia del Té en las Ryukyu (Buku-Buku Cha). Algo completamente diferente.

Allá por el siglo XVII, los monjes Zen trajeron la ceremonia del té al archipiélago Ryukyu.

La ceremonia del té se realizaba para entretener a los diplomáticos extranjeros.

La primera casa de té, Ochaya Udun, fue construida en la zona Sakiyama del castillo Shuri durante el reinado del rey Sho Tei (Ryukyu). La gente de las islas, por otra parte, también desarrollaron una ceremonia del té única llamada Buku Buku Cha, que consiste en un té batido y espumoso hecho de arroz integral tostado y jazmín (sanpincha) espolvoreado con cacahuete.

Todo esto puede sonar raro, pero hay que pensar que las provisiones y el clima de las ryukyu no era el mismo que en la isla principal. Por lo tanto se adaptó el sabor al gusto y a las posibilidades de los isleños.

Todas las fotos pertenecen a la demostración a la cual, pude asistir.

DSC_0165

 

DSC_0166

DSC_0158

DSC_0160

Budismo: Basara y los Doce Guardianes Celestiales.

“La espada de Vajra puede deslizarse a través del oro y cortar  el jade.”

Hace un año me tocó hacer un trabajo más bien gráfico sobre esculturas budistas.
La iconografía protectora de figuras como ésta me pareció personalmente un buen tema para profundizar. En especial, las figuras de los doce guardianes celestiales y particularmente la visión de Basara.
Ya sea por las características técnicas o por sus cualidades artísticas y simbólicas, le presté especial atención, tan diferente a lo que hasta ese momento había visto en otros estudios.

Ficha técnica, características formales y artísticas:
Para dar una explicación de la apariencia de la estatua podemos basarnos tanto en el guardián Basara como en los otros integrantes del grupo de los doce guardianes celestiales, pues todos comparten el mismo proceso escultórico.
Todas las figuras fueron hechas mediante un proceso muy común durante el s. VIII en Japón, cuyo estilo es llamado souzou (創造). Esta técnica de producción se basa en una primera construcción de arcilla o tierra batida para luego ser modelada y esculpida con máximo detalle a causa de la plasticidad del material, la cual cosa le permitía al artista cierta libertad y capacidad para dar un cierto “realismo” a su obra, como podemos observar en el equipamiento de los señores protectores y en sus facciones.Leer más »