New Women (Xin nu xing) 1931

“Durante la década de 1930 en Shanghai, la mujer en China se levantó.”

Xin nuxing (1931) se encuentra dirigida por el director Cai Chuseng, éste no fue aclamado de buen comienzo dentro del cine chino. En parte su éxito se aprovechó de la ocupación japonesa (1932), cuando la producción de películas se incrementó considerablemente. Por lo tanto, podemos observar que se trata de una filmación biográfica aunque en su mayoría basada en hechos ficticios, de acuerdo a muchos de los cánones preconcebidos sobre la sociedad pre-comunista. Es indispensable, del mismo modo, hacer mención a que dicho autor fue duramente perseguido durante la Revolución Cultural.

Durante la década de 1930 en Shanghai, la mujer en China se levantó en diversos movimientos y debates para la mejora de sus condiciones, la cual cosa permite hacernos una idea de la influencia que tuvo en el círculo de artistas de la época:

“The Chinese Women’s Movement Association after the republican government passed the new civil code in 1930 that granted equal right to women.” (Wang, 1999:136)
Consideramos relevante conocer el trasfondo histórico, cultural e ideológico del director y el escenario donde se proyecta toda la trama para podernos hacer una idea del contenido de dicha obra, y así analizarla desde un punto de vista sociológico y de género.

Así pues, no nos encontramos delante de una proyección dirigida a hacer propaganda sobre política, o por lo menos, directamente, sinó que va más allá y se centra en el mismísimo corazón de Shanghai y concretamente en un microcosmos de relaciones humanas donde queda plasmada la opresión que mantiene el género femenino en una sociedad completamente patriarcal (confucianismo) y dirigida por hombres. Cualquier mujer que se aleje de las virtudes promulgadas por los valores tradicionales es duramente criticada en el ámbito social o simplemente es conducida a la fuerza por una doble moralidad y maldad humana.

Este concepto se aprecia en la protagonista (Wei Ming) que después de quedarse embarazada de su amante, decide venir a Shanghai y publicar una novela. El editor se niega a recaptar esa obra hasta que se da cuenta de los atributos físicos y se vale de su belleza como arma para atraer el público. Aquí podemos apreciar, como el único factor propio de una mujer se asocia con la belleza cuyo  hechizo siempre está en subordinación al hombre, es decir, se valoriza el aspecto físico antes que la capacidad intelectual de la protagonista.

Por otro lado, se hace una referencia bastante explícita de las relaciones de adulterio y deseo por parte de hombres casados hacia otras mujeres fuera del matrimonio. El Dr. Wang (marido de una ex-compañera de clase de Wei) se siente atraído por nuestra protagonista, pero a su pesar, ésta le rechaza y provoca la cólera del hombre, quien manda despedirla.
Esta situación, permite centrarnos en el descontento y la sorpresa de un hombre cuando se encuentra ante una situación inusual: el rechazo o la desobediencia femenina. Podríamos atrevernos a decir egoísmo masculino al tratar al otro género como una propiedad o posesión.

De esta forma,  la situación financiera de Wei se deteriora aún más cuando su hermana trae a su hija enferma a Shanghai. En este momento de la acción podemos ver como, la madre, totalmente desesperada, cede a los deseos del Dr.Wang vendiendo su cuerpo. La cual cosa, nos permite observar el desgaste psicológico y constante lucha de Wei ante una sociedad que silencia todas sus quejas y oportunidades. Además este pasaje, nos enseña de forma sutil el mundo de la prostitución como algo cuotidiano, no tan sólo como una profesión más sinó como forma de conseguir sus propósitos de forma vana, obligatoria y esporádica.
Pronto, la noticia sobre que Wei es vista en un burdel se escampa como la pólvora y acaba con el suicidio de la protagonista. Situación que se muestra cual vía de escape y resignación, aunque realmente su deseo no fuera morir. La entendemos en forma de protesta contra una sociedad que la hace sufrir y pone al límite su estado psicológico.Esto lo vemos reflejado en la última frase de la película, mientras lleva a cabo su auto-asesinato:

“-Please save me! . . . I want to live! I want to live!”

Para concluir, debemos mencionar que fue la penúltima película de la actriz (Ruan Lingyu) que también se suicidó al igual que el papel originario que representaba (Ai Xia), también actriz. Por lo tanto, aunque la opinión pública viviera durante una época convulsa por ocupaciones, revueltas populares y cambios en la sociedad tradicional, la superstición acerca de la película no quedó mermada.
El film, nos da una visión bastante completa acerca del papel y la mujer “diferente” de la década de los años treinta en China. Sobre cuáles eran sus inquietudes y sus luchas, así como sus contradicciones y obstáculos durante el camino.


Bibliografía:

Wang, Zheng. 1999. Women in the Chinese Enlightenment: Oral and Textual Histories. California: University of California Press.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s